• Curso de Pediatría primaria y ambulatoria Cursos 2018
    Tratado Pediatría - 6° Edición
    Dr. Julio Meneghello Rivera
  • Vacunas al Día Actualización sobre vacunas

Fundación Dr. Julio Meneghello Rivera

Nuestra misión es cooperar en la promoción de la enseñanza continua en el campo de la salud del niño y la familia. somos una fundación privada si fines de lucro.

  • Enfermedades Infecciosas
  • Nutrición Infantil
  • Información para la Familia

Mononucleosis Infecciosa

Mononucleosis Infecciosa

La Mononucleosis infecciosa, comúnmente llamada mononucleosis o “mono”, es una enfermedad causada por una infección viral, con frecuencia por el virus de Epstein-Barr. La Mononucleosis ha sido apodada la “enfermedad del beso” porque el virus de Epstein-Barr se transmite comúnmente por la saliva al besarse. Sin embargo, el virus también puede transmitirse a través de estornudos y tos.

 

 

En alrededor del 15% de los casos, la mononucleosis está causada por el citomegalovirus y el virus del herpes humano tipo 6; estos virus, al igual que el virus del Epstein-Barr, son miembros de la familia de los herpes. La infección por VIH, los virus de la hepatitis y hasta la infección parasitaria de la toxoplasmosis pueden ser similares a la mononucleosis.

La mononucleosis típicamente se manifiesta la primera vez que la persona se infecta con el virus de la Epstein-Barr. Una vez que la persona se infecta, el virus sigue vivo dentro del cuerpo de por vida. Después de la primera infección raramente se producen otro tipo de enfermedades, no obstante la enfermedad puede transmitirse a otras personas. La infección inicial con el virus de Epstein-Barr no siempre causa mononucleosis.

 

A menudo causa solo una enfermedad leve, como un resfrío o no causa ninguna enfermedad. El virus de Epstein-Barr afecta permanentemente a más de 90% de las personas en todo el mundo, pero causa mononucleosis solo a una minoría. En los países desarrollados, como en Estados Unidos, la mononucleosis a menudo se desarrolla entre los 15 y los 25 años, aunque puede ocurrir a cualquier edad.

Síntomas

Los primeros síntomas de la mononucleosis por lo general incluyen fiebre, dolores de cabeza, dolores musculares y fatiga inusual, como la necesidad de dormir 12 a 16 horas diarias. Inmediatamente después de estos síntomas hay:

  • dolor de garganta
  • ganglios linfáticos      agrandados
  • escalofríos
  • dolor en las articulaciones
  • pérdida de apetito y pérdida      de peso leve
  • náuseas y vómitos      ocasionales
  • salpullido de color rojo,      usualmente sobre el pecho, mucho más común si la persona tomó      recientemente los antibióticos ampicilina o amoxicilina (ambos se venden      en varias marcas comerciales)
  • dolor abdominal
  • bazo agrandado

Otros síntomas más raros incluyen ictericia (piel y ojos de color amarillo), dificultad para respirar, tos o ritmo cardíaco irregular.

En casos raros, el bazo agrandado puede romperse. Esto es muy probable que ocurra si la persona se golpea el abdomen, posiblemente durante los deportes de contacto u otras actividades. El bazo es un órgano pequeño cerca del estómago que aloja muchos glóbulos blancos que combaten las infecciones y destruyen los glóbulos rojos desgastados de la circulación. Si el bazo roto no se trata puede causar hemorragia interna y poner en riesgo la vida.

Diagnóstico

Acerca de su historia clínica y síntomas recurrentes además de su exposición reciente a cualquier persona con síntomas parecidos a la mononucleosis o con mononucleosis.

Durante su examen físico, se buscará signos de mononucleosis, especialmente fiebre, garganta enrojecida con amígdalas agrandadas (posiblemente cubiertas de pus), ganglios linfáticos inflamados (hinchados) en la garganta y en cualquier otra parte del cuerpo, bazo agrandado (ubicado en la región superior izquierda del abdomen) y salpullido rojo, usualmente en el pecho.

También le hará un análisis de sangre para hacer el diagnóstico. Los resultados de estos exámenes de sangre podrían no ser anormales hasta que la persona haya estado enferma durante una semana. Existen dos tipos de análisis de sangre que ayudan a hacer el diagnóstico:

  • Fórmula leucocítica: este examen identifica el      número de cada tipo de glóbulo blanco que circula por la sangre. Durante      las primeras semanas con mononucleosis, el número de un tipo de glóbulo      blanco llamado linfocito es bastante alto. Hay también una gran cantidad      de linfocitos de apariencia inusual, llamados linfocitos atípicos. Otras condiciones      pueden aumentar el número de linfocitos, pero solo pocas condiciones      producen linfocitos atípicos.
  •  
  • Prueba de anticuerpos      heterófilos: la      mononucleosis causada por los glóbulos blancos producen un tipo raro de      anticuerpo llamado anticuerpo heterófilos. Otras pocas condiciones generan      la producción de este anticuerpo, que puede medirse mediante diferentes      pruebas de anticuerpos heterófilos. La prueba de anticuerpo heterófilo      usualmente tarda uno a dos días. Las pruebas más recientes brindan      resultados más rápidos, sin sacrificar la precisión del resultado. Por      esta razón, se usan más a menudo.

Duración

Los síntomas de la mononucleosis generalmente son más intensos durante las primeras dos a cuatro semanas de la enfermedad. Sin embargo, los síntomas de la mononucleosis, especialmente la fatiga, puede a veces durar muchos meses. En alrededor del 10% de los pacientes, la fatiga puede durar aún más tiempo.

Prevención

Esta enfermedad es más contagiosa durante la etapa aguda, mientras que la persona afectada tiene aún fiebre.

Una persona con mononucleosis no necesita mantenerse alejada del resto. Sin embargo, para ayudar a prevenir la diseminación de la mononucleosis, muchos médicos recomiendan a los pacientes evitar besar a otras personas hasta que no estén sanos. Algunas autoridades recomiendan a la persona con mononucleosis evitar también compartir alimentos, bebidas o compartir utensilios con otras personas durante las primeras semanas de la enfermedad, aunque no se ha probado que esto resulte útil.

Tratamiento

La mononucleosis usualmente desaparece por sí sola y el tratamiento tiene como objetivo mejorar el bienestar del paciente. Dado que no existe cura para la mononucleosis, el plan de tratamiento básico generalmente exige mucho descanso y tomar mucho líquido, además del tratamiento de todo síntoma molesto. Por ejemplo, los tragos fríos, los postres fríos y la las gárgaras con agua con sal puede ayudar a aliviar el dolor de garganta. El paciente puede tomarse ibuprofeno (Advil, Motrin entre otras marcas comerciales) o acetaminofén (Tylenol) para combatir la fiebre y otros dolores de cuerpo.

La prednisona, una medicina que suprime el sistema inmune, puede desinflamar las amígdalas que al estar hinchadas dificultan la respiración. Esta medicina también trata ciertas complicaciones raras, como la anemia. Para impedir que el bazo se rompa, una persona con mononucleosis debería evitar las actividades extenuantes, especialmente los deportes de contacto, por al menos cuatro semanas.

Pronóstico

La mayoría de las personas se recuperan por completo. Alrededor del 10% de las personas con mononucleosis desarrollan amigdalitis estreptocócica (una infección bacteriana) que necesita ser tratada con antibióticos.

Categoría de nivel principal o raíz: Avances
Categoría: Guías pediátricas