Primer caso de gripe aviar H6N1 en humanos

 Siempre que un virus de origen animal da el salto a humanos es motivo de preocupación en la comunidad científica, porque es difícil predecir cómo se va a comportar en una especie nueva para él. En Taiwán hace décadas que hay virus de la gripe, como H6N1, que circulan de manera endémica en las aves; pero es la primera vez que este microbio se detecta en humanos.

La afectada es una joven de 20 años, empleada de una tienda de productos 'delicatessen' en Taipei, tal y como confirmó en su momento la OMS y describen ahora sus médicos en una artículo que publican en la revista 'The Lancet Respiratory Medicine'. El suyo es, como aseguran los especialistas, el primer caso descrito en humanos de este virus de gripe aviar.

El hallazgo no tiene ninguna implicación inmediata, más que la constatación de que este patógeno ha sido capaz de dar el salto de una especie a otra, adaptando lo suficiente su genoma para poder replicarse en el tracto respiratorio humano. De hecho, la ciencia sigue siendo incapaz de saber cuáles de estos virus animales que pasan a humanos podrían iniciar una pandemia, aunque, desde luego, todas las pandemias víricas del último siglo están causadas por virus de origen animal.

 

 

En el caso de Taiwán, Feng-Yee Chang y su equipo de los Centros de Control de las Enfermedades de Taiwán, reconocen que de momento se desconoce cómo se puede infectar la mujer, puesto que no había viajado fuera de Taiwán en los tres meses previos, ni había tenido contacto con aves domésticas o salvajes recientemente.Ninguna de las casi 40 personas de su entorno que fueron analizadas dio positivo en los análisis para el nuevo virus.

H6N1 es un virus aviar, que causa pocos síntomas en las aves infectadas (es poco patógeno), pero que circula ampliamente en esta especie en varios países, incluido Taiwán. "Nuestros análisis sugieren que existe un grupo de virus H6N1 con un marcador de adaptación a humanos que está circulando libremente en pollos en Taiwán", reconocen en su artículo. "A medida que estos virus evolucionan y acumulan cambios genéticos, aumenta la probabilidad de que supongan un riesgo para la salud humana. Habrá que llevar a cabo más investigaciones para clarificar la amenaza potencial que suponen estos virus", concluyen.

La mujer afectada por esta gripe aviar ingresó en el hospital el 8 de mayo de 2013, tres días después de empezar a tener dificultades respiratorias. Fue tratada con antivirales (oseltamivir) por una neumonía leve y su estado mejoró a los pocos días; el 11 de mayor recibió el alta. De momento, todo indica que no hay ninguna evidencia de que se haya producido contagio entre humanos.

 

Fuente: Elmundo.es