• Curso de Pediatría primaria y ambulatoria Cursos 2018
    Tratado Pediatría - 6° Edición
    Dr. Julio Meneghello Rivera
  • Vacunas al Día Actualización sobre vacunas

Fundación Dr. Julio Meneghello Rivera

Nuestra misión es cooperar en la promoción de la enseñanza continua en el campo de la salud del niño y la familia. somos una fundación privada si fines de lucro.

  • ETIQUETADO NUTRICIONAL
  • Enfermedades Infecciosas
  • Nutrición Infantil

El primer trimestre parece ser crucial para la salud cardíaca del bebé

Los niños que son pequeños en las primeras etapas del desarrollo fetal podrían tener un mayor riesgo de problemas cardíacos, indica un estudio reciente.



Los hallazgos sugieren que los primeros tres meses del embarazo podrían ser un período esencial para la salud cardiaca más adelante, apuntaron los investigadores holandeses. Anotaron que el primer trimestre incluye un periodo de desarrollo rápido en que el corazón y otros órganos importantes comienzan a formarse.



Los investigadores evaluaron a casi 1,200 niños a los seis años respecto a los factores de riesgo cardiovascular, como la cantidad y la distribución de la grasa corporal, la presión arterial y los niveles de colesterol e insulina.



En comparación con los niños que tenían el mayor tamaño en el primer trimestre del embarazo, los que tenían el menor tamaño presentaban significativamente más grasa total y grasa abdominal, una presión arterial más alta y unos niveles malsanos de colesterol, halló el estudio.



Pero el estudio sólo descubrió un vínculo entre el tamaño pequeño en el primer trimestre y los problemas cardíacos potenciales. No probó una conexión causal.
Se necesitan más estudios para identificar por qué un tamaño más pequeño en el primer trimestre parece asociarse con un mayor riesgo de problemas cardíacos en la niñez, además de las consecuencias a largo plazo

Este estudio amplía la creciente evidencia de que un crecimiento fetal lento se asocia con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y otros problemas en un futuro.

“Antes de apresurarnos a intervenir, necesitamos una comprensión más profunda de la potencia, la naturaleza y los mecanismos de las asociaciones reportadas", añadieron los investigadores.



FUENTE: www.bmj.com